Las cinco cosas que debes saber en estas elecciones primarias en Texas

La primaria es una vez más el gran espectáculo en Texas.

Después de que los republicanos del estado derrotaran una ofensiva demócrata total en las elecciones generales de 2020, utilizaron la redistribución de distritos para reducir drásticamente la cantidad de contiendas competitivas en noviembre. Y eso ha devuelto a los partidarios de Texas a una posición familiar: tratar las primarias como la parte más importante del ciclo electoral.

IN ENGLISH: Here are 5 questions the Texas primary will answer

Los votantes se dirigen a las urnas el martes con muchas decisiones que tomar sobre quién representará a sus partidos en noviembre. La mayoría de los funcionarios estatales se postulan para la reelección, incluidos el fiscal general Ken Paxton y el gobernador Greg Abbott, quienes han tenido que lidiar con una fuerte oposición dentro del partido republicano durante la mayor parte del año pasado.

Varias primarias en torno a la elección de diputados federales están reflejando animados debates sobre qué tipo de demócrata y qué tipo de republicano Texas debería enviar al Congreso con la mayoría de la Cámara en juego. Una serie de primarias para la Cámara de Representantes de Texas que ilustran las consecuencias de un año de polémicas sesiones legislativas bajo el nuevo presidente republicano de la Cámara, Dade Phelan.

Por supuesto, para los republicanos, el expresidente Donald Trump todavía ocupa un lugar preponderante, con su respaldo omnipresente en las primarias

¿Ken Paxton irá a una segunda vuelta y, de ser así, contra quién?

La primaria estatal más candente es fácilmente la carrera republicana por el cargo de fiscal general. Paxton se enfrenta a tres rivales conocidos en la política de Texas: el comisionado de tierras George P. Bush, el representante federal Louie Gohmert de Tyler y Eva Guzman, ex juez de la Corte Suprema de Texas.

Todos están atacando a Paxton por sus problemas legales, que incluyen una acusación de fraude de valores de 2015 contra la que todavía está luchando, además de una investigación más reciente del FBI sobre afirmaciones de exdiputados de que abusó de su cargo para ayudar a un donante rico. Paxton ha negado haber actuado mal en ambos casos.

El actual Fiscal de Texas, que cuenta con el respaldo de Trump y espera una victoria absoluta. Sin embargo, las encuestas muestran que eso no es seguro. Su contrincante, George P. Bushn confía en que se dirige a una segunda vuelta y ha estado hablando de ello como una conclusión inevitable en los últimos días.

Sin embargo, la primaria se ha convertido en una niebla política de guerra en su recta final. Paxton ha estado atacando a Gohmert, quien es más similar ideológicamente al titular, mientras que Bush y Guzmán han estado peleándose entre sí.

Paxton se enfrentó a Guzmán el viernes con un anuncio de televisión de última hora respaldado por casi un millón de dólares. El comercial acusa a Guzmán de organizar una "cumbre" de teoría racial cuando era jueza, una referencia a una cumbre de 2016 sobre raza y aplicación de la ley que los dos principales tribunales del estado organizaron después del tiroteo fatal de un grupo de policías de Dallas ese mismo año.

Guzmán respondió con una gran cantidad de anuncios digitales durante el fin de semana y dijo: "Me opongo a la teoría racial, punto". Y ha dicho que la propia oficina de Paxton envió un representante al evento de 2016.

De todos modos, esto ha generado especulaciones de que ella está ascendiendo al final.

"A juzgar por las acciones de mi oponente, creo que lo estamos haciendo extremadamente bien", dijo Guzmán al presentador de radio de Lubbock, Chad Hasty, el viernes. "¿De qué tienes tanto miedo, Ken?"

¿Pueden otros líderes republicanos estatales dar un golpe de gracia a sus críticos dentro del partido?

Ningún otro funcionario estatal republicano enfrenta un riesgo de segunda vuelta tan grande como Paxton, pero aún enfrentan una competencia significativa el martes. Entre ellos está Abbott, quien se enfrenta a un grupo de rivales de su partido, incluido el exsenador estatal Don Huffines de Dallas y el expresidente del Partido Republicano de Texas, Allen West.

Abbott ha ignorado públicamente a los retadores a lo largo del ciclo electoral mientras toma medidas sorprendentes para mantener su base política. Esos movimientos incluyen su orden de la semana pasada que dice a las agencias estatales de salud que consideren los tratamientos médicos para niños transgénero como "abuso infantil", un tema en el que los opositores principales del gobernador han insistido durante meses.

Si bien las encuestas muestran que Abbott está en una buena posición para ganar por completo el martes, sin duda está buscando una gran cantidad de votos, y su campaña ha gastado más de 15 millones de dólares desde fines de enero. La primaria ha significado la oposición más persistente que Abbott ha enfrentado dentro de su propio partido en su larga carrera en la política de Texas.

Huffines presentó sus argumentos finales en un mitin en Houston el jueves con el senador federal Rand Paul de Kentucky, un amigo de la familia que lo ha respaldado. Refiriéndose a Abbott como el "viejo Rey Greg", Huffines se refirió repetidamente a su ímpetu por postularse: las primeras etapas de la respuesta de Abbott al COVID-19, que incluían un mandato de máscara en todo el estado y cierres de negocios.

"Hemos perdido más libertad en los últimos 22 meses de lo que pensé que sería posible, y nos lo hizo un gobernador republicano de Texas, Texas", dijo Huffines.

Abbott siguió ignorando a sus oponentes republicanos durante un mitin de la víspera de las primarias en San Antonio.

"Vamos a ganar mañana por la noche, y después de eso, vamos a vencer a Beto y mantener a Texas rojo", dijo Abbott, refiriéndose a su probable oponente demócrata, Beto O'Rourke.

Al igual que Abbott y Paxton, el comisionado de Agricultura, Sid Miller, también ha estado soportando críticas persistentes desde dentro de su partido. Su principal rival es el representante estatal James White de Hillister, quien ha pintado la elección entre "conservador" o "corrupto". Las cuestiones éticas han seguido a Miller desde hace mucho tiempo, y su ex asesor político fue acusado en enero de cargos por delitos graves en relación con un plan que involucra la venta de licencias de cáñamo que maneja la oficina de Miller.

Finalmente, otro importante republicano de Texas, Phelan, está supervisando sus primeras primarias detrás del mazo. Algunos de ellos se han convertido en referéndums sobre su administración, incluida su adhesión a la larga tradición de la cámara de tener presidentes de comités de ambos partidos. Al igual que Abbott y Miller, Phelan también tendrá una gran oportunidad el martes para responder a sus persistentes críticos dentro del partido.

¿Pueden los progresistas lograr victorias decisivas en las primarias para el Congreso federal?

Los demócratas progresistas están jugando a lo grande en tres primarias del Congreso en las que les gustaría obtener victorias con repercusión nacional.

El premio mayor es el Distrito Congresional 28, donde el representante estadounidense centrista Henry Cuellar de Laredo está en una revancha contra Jessica Cisneros, quien se quedó corta por algunos puntos porcentuales en el 2020. Esta vez, ha sido ayudada por una orden de cateo ejecutada en enero en la casa de Cuellar, esto por parte del FBI y cuya razón sigue siendo desconocida.

En el Distrito Congresional 35, Greg Casar, exmiembro del Concejo Municipal de Austin, está tratando de imponerse a otros tres demócratas por un escaño vacante. Y en el Distrito Congresional 30, la representante estatal Jasmine Crockett de Dallas está presionando para obtener una victoria en la primera ronda contra otros ocho demócratas que compiten para triunfar en la jubilación del representante estadounidense Eddie Bernice Johnson, demócrata por Dallas. Johnson ha respaldado a Crockett.

Los progresistas esperan celebrar victorias absolutas en al menos dos de las tres primarias, y han enviado una caballería considerable para garantizar que los resultados sean decisivos.

Casar y Cisneros han sido respaldados por el senador estadounidense Bernie Sanders de Vermont, la representante estadounidense Alexandria Ocasio-Cortez de Nueva York y la senadora estadounidense Elizabeth Warren de Massachusetts. El lunes, Warren también respaldó a Crockett.

"Creo que estas tres victorias serían una refutación asombrosa a las críticas que el ala corporativa del partido ha estado dirigiendo a los progresistas durante los últimos meses", dijo Natalia Salgado, directora de asuntos federales de la Partido de las Familias Trabajadoras. "Lo que tenemos en estos tres candidatos son personas que han gobernado de manera efectiva, personas que están en deuda con las comunidades de color y las comunidades de clase trabajadora y personas que irán al Congreso y se mantendrán fieles a esas raíces".

El ala más centrista del Partido Demócrata ya estaba tratando de poner el freno en las contiendas donde los candidatos progresistas se postulan en distritos demócratas que ya son seguros. Matt Bennett, vicepresidente ejecutivo del grupo de expertos moderado Third Way, argumentó en un correo electrónico que los progresistas aún no han demostrado que pueden marcar la diferencia en los escaños del Congreso que son importantes para la mayoría demócrata de la Cámara.

"Un puñado de victorias en una primaria del Congreso con baja participación no cambia ese hecho básico", dijo Bennett.

¿Trump arrasará en estas elecciones con sus respaldos de sus candidatos?

Trump ha entregado copiosos respaldos en esta primaria de Texana, con el vicegobernador Dan Patrick aconsejándolo regularmente sobre a quién apoyar.

Se espera que muchos de los candidatos respaldados por Trump en la boleta electoral del martes ganen por completo, pero algunos podrían terminar siendo una apuesta más arriesgada para el expresidente.

Por supuesto, está Paxton, quien se enfrenta a una posible segunda vuelta. Pero algunos candidatos respaldados por Trump más abajo en la boleta, como el candidato al Senado estatal Pete Flores, también podrían estar en riesgo de una segunda vuelta a pesar de contar con el apoyo del republicano más influyente del país. Del mismo modo, en la carrera por el juez del condado de Tarrant, Tim O'Hare, respaldado por Trump, no es una apuesta segura para noquear a la ex alcaldesa de Fort Worth, Betsy Price, en su primera ronda.

El domingo, Trump emitió declaraciones reiterando su apoyo a cuatro candidatos de Texas, planteando la posibilidad de que necesiten un impulso después de la votación anticipada. Los candidatos incluían a Flores y al representante estatal Ryan Guillén, el demócrata del sur de Texas que cambió de partido el año pasado y ahora enfrenta a dos candidatos republicanos en las primarias.

La primaria marca la primera gran prueba electoral de la popularidad de Trump entre los republicanos de Texas desde que dejó la Casa Blanca, y se produce después de que sufriera un revez el año pasado en Texas cuando su candidato respaldado perdió en una elección especial del Congreso.

"Si bien Trump sigue siendo increíblemente popular entre la base, veremos cuánto se traduce su popularidad entre sus seguidores", dijo Aaron Harris, republicano de Texas. "Al final del día, los votantes de las primarias republicanas de Texas buscan al candidato más conservador, independientemente de los respaldos".

El historial de respaldo de Trump en Texas es importante en el futuro, ya que se acerca a otra candidatura presidencial y podría beneficiarse de tener muchos aliados en el estado republicano más grande del país. La credibilidad de Patrick con Trump también está en juego, ya que se ha vuelto cada vez más obvio que el vicegobernador ha sido el principal defensor de Trump en este estado.

En particular, Trump nunca apoyó en dos de las primarias del Congreso más polémicas del estado. No tomó partido en la contienda por la reelección del representante estadounidense Van Taylor, donde el republicano de Plano se enfrenta a cuatro retadores que atacan su voto el año pasado en apoyo a la creación de la comisión del seis de enero. Trump también se mantuvo fuera de las primarias por el puesto vacante en el Distrito Congresional 8, donde algunos de los nombres republicanos más importantes del estado y el país se dividen entre el ex soldado de la Marina Morgan Luttrell y Christian Collins.

Las contiendas para la representación ante el Consejo Estatal de Educación o SBOE

Las elecciones primarias para la Junta de Educación del Estado, que generalmente son de bajo perfil, se han convertido en un nuevo campo de batalla este año, ya que los partidarios de las escuelas chárter gastan mucho y los republicanos continúan su cruzada para restringir la forma en que se pueden discutir los temas relacionados con la raza en las aulas.

La junta de 15 miembros, dividida entre nueve republicanos y seis demócratas, establece los estándares para las escuelas públicas del estado, incluido el plan de estudios. Dada la cantidad de escuelas públicas en Texas, las decisiones de la SBOE pueden tener una gran influencia sobre la industria de los libros de texto a nivel nacional.

Al menos dos nuevos comités de acción política, PAC, Texans for Excellent Education y Freedom Foundation of Texas PAC, han recaudado más de $ 600,000 desde el 1 de enero y han invertido el dinero en los candidatos primarios republicanos que prometen luchar contra la teoría crítica de la raza. Eso es a pesar del hecho de que la Legislatura aprobó dos leyes diferentes el año pasado que pretendían prohibirlo.

Uno de los destinatarios del PAC, Aaron Kinsey, obtuvo el respaldo de Patrick mientras desafía al titular Jay Johnson. Otro destinatario de los fondos del PAC, LJ Francis, ha estado buscando ganar su primaria con un anuncio de televisión que dice que "se opondrá a cualquier enseñanza de la teoría crítica de la raza, se mantendrá firme contra los políticos liberales y será una voz conservadora para la participación de los padres en la educación."

Los partidarios de las escuelas chárter también están gastando generosamente en las primarias, a veces encontrando puntos en común con los candidatos que critican la teoría crítica de la raza. Cuando comenzó la votación anticipada en febrero, el CEO de Netflix, Reed Hastings, entregó $1.5 millones a un PAC que luego entregó $640,000 a otro, Charter Schools Now, que apoya a varios candidatos para el SBOE, incluidos Kinsey y Francis.

El destinatario más llamativo fue Omar Yanar, un operador de escuela chárter de El Paso que es uno de los tres demócratas que se postulan para un puesto vacante en el SBOE. Las donaciones en especie de Charter Schools Now representaron casi la totalidad de los más de $200,000 en recaudación de fondos de Yanar en un reciente informe de finanzas de campaña que cubre del 21 de enero al 19 de febrero.

Es mucho dinero invertido en las primarias para elegir a miembros del Consejo Estatal de Educación, y los grupos de educación pública están especialmente en pie de guerra con los impulsores de las escuelas chárter.

"Los candidatos que aceptan estas escandalosas donaciones del PAC para escuelas chárter se marcan a sí mismos como comprados, listos para engrasar las ruedas y allanar el camino para la expansión masiva de la cadena de escuelas chárter, todo a expensas de nuestras verdaderas escuelas públicas", Zeph Capo, presidente de la Capítulo de Texas de la Federación Estadounidense de Maestros, dijo en un comunicado.
Copyright © 2022 KTRK-TV. All Rights Reserved.